viernes, 5 de marzo de 2010

Mi vida desde el Puerto


"Una crónica de altas y bajas"


Observo todo desde el lugar que me corresponde.

Aun no me queda claro si los barcos hacen escalas en lugares sin costa.

Es una semana clave... por ahora descanso...


---


El viento sigue golpeándome el rostro.

Pero aun no se anima a invitarme.

Comienzo a buscar métodos de supervivencia.

---

Lo espero con fervor en el muelle, tiendo a perder la calma.

Estoy a punto de embarcarme en una balsa,

y no me importa si en el futuro inmediato termino hundido en el inmenso océano.

Un nuevo puerto, una nueva isla, es lo que ahora deseo, y con demasiado fervor.

Ya no tengo remordimientos por abandonar este lugar.

---

De momento sé que dedo esperar, y actuar hasta tener una señal concreta.

Me quedo en este puerto...

pero mientras siga aquí, debo seguir fabricando acero para los barcos.

Y hacerlos como acostumbro, con la mejor calidad posible.

Debo cambiar mi semblante, a pesar de la temporada de tormentas.

De vuelta al trabajo.

Día uno...


---------------


Han pasado muchos días, y hoy no tengo certidumbre de mi futuro, incluso de mi presente, pero ante lo adverso que pueda ser este, también me he encontrado de nuevo con el amor por lo que hago y eso era muy importante para mí.


Estoy a la alza, y ellos lo merecen, porque no son los culpables.


1 comentario:

a! dijo...

q envidia... "tambien me he encontrado de nuevo con el amor por lo que hago"


:)